El Camino de Santiago

Somos parte de él.

Nos gusta el Camino

Y por eso estamos aquí. Nos gusta su filosofía, sus gentes, su historia.

Durante siglos, millones de personas han llegado a Compostela creando tras de sí un rastro único. Queremos formar parte de ello. Porque somos de Santiago, pero también de Roncesvalles, de Santo Domingo de la Calzada, de Logroño, de Burgos, de León, de Ponferrada, de Portomarín, de todas las localidades en las que el Camino ha dejado su rastro.

En esta sección queremos dejarte una pequeña guía con esa información básica que siempre quisiste saber pero nunca te atreviste a preguntar.

camino
mochila camino

¿Por qué a Santiago?

La tradición dice que en la catedral están los restos del Apóstol Santiago

Tras ser decapitado en Palestina, el Apóstol Santiago El Mayor fue trasladado por mar hasta lo que hoy es Fisterra, el fin del mundo conocido. Remontado tierra adentro, un pequeño mausoleo del siglo I cuidaría de los restos.

Tras siglos de olvido, un eremita llamado Pelayo vio unas luces procedentes de Libredón. Avisó entonces al obispo Teodomiro de Iria Flavia (Padrón) para que acudiese. Descubrirían así los restos del Apóstol.

El hallazgo llegaría al rey Alfonso II, que peregrinaría al lugar y ordenaría construir una primera capilla, germen de la gran catedral de más de 800 años que hoy conocemos.

Los símbolos del Camino

El Códice Calixtino
El Códice Calixtino

Este manuscrito del siglo XII contiene en su Libro V una auténtica guía del peregrino de Santiago, en donde se advierte entre otras cosas de los peligros del Camino, de los lugares a visitar y una completa descripción de Santiago y su Catedral. ¡Posiblemente, la primera guía de viajes de la historia!

La concha de vieira
La concha de vieira

Los peregrinos volvían a sus lugares de origen con una concha de vieira, tan común en Galicia, como prueba de haber llegado a Santiago. Ya aparece citada en el Códice Calixtino, del siglo XII. ¡El error hoy reside en llevarla en la mochila antes de llegar!

La flecha amarilla
La flecha amarilla

Fue ideada por Elías Valiña, párroco del Cebreiro y uno de los artífices en recuperar el Camino. Él se encargó en 1984 de señalizar el Camino Francés desde Roncesvalles a Santiago. La flecha es todo un icono mundial del Camino moderno y su presencia es básica para llegar a buen puerto.